El rayo – Pony Bravo (2010)

Qui té por dels llampecs?

pararrayos-one

Yo no le temo a los rayos
Yo no le temo a los rayos
Porque tienen luz y brillo

Lo mismo que mi caballo

Eres una hoguera de color moreno
En tu bello pelo se muere cualquiera
Vete de mi vera
Vete de mi vera, rosa venenosa
Que dejas señales de penas mortales
Por donde has pasado

Yo no le temo a los rayos
Yo no le temo a los rayos
Porque tienen luz y brillo
Lo mismo que mi caballo

Rosa venenosa
Que dejas señales de penas mortales
Por donde has pasado

pararrayos-two

Share Button

Niño de Elche – Caprichos del Apolo 07-10-2015 (castellano)

capricho de elche

Parecía que el diluvio que había caido durante la tarde formara parte del espectáculo. La humedad, el dolor de huesos, el aviso del final del verano y de la proximidad del frío. Pero alguna cosa nos cambió el paso cuando entramos en la sala y nos recibió el “Va com va” de Ovidi Montllor que parecía escogida por el artista de la noche. Escogida ex profeso.

Apareció en el escenario sin abrir boca, con el guitarra Raúl Cantizano y el batería Darío del Moral a abrir el concierto con “Canción del levantado/ Notificaciones“. Con un par de pases de manos y un poco de intensidad tuvo suficiente para callar a todo el mundo, silenció hasta la última conversación sobre cómo había ido el día. Con el mantra de su voz que es instrumento, uno más, que recupera el concepto de utilidad, de una idea que parte del conocimiento y de la reflexión de los hechos.

niño de elche 01

Habiendo cautivado al público con un tema, aparecieron el teclista de los sevillanos Pony Bravo, Daniel Alonso, i el bajista Javier Mora, para hilar a cuarteto canciones de su disco “Voces del Extremo” que habían venido a presentar. Con un control natural de la escena, el artista movió a voluntad la tensión del espectáculo. Hasta la tercera o cuarta canción no se dirigió a la audiencia para mostrar el gracejo del sur, enfermo de una ironía permanente que le permite rebajar la dureza del mensaje de su poesía. Después de interpretar algunos de los temas más populares del disco, el artista despidió a parte de la banda para volver a la soledad y a la aspereza que dejan las huellas de los tanques.

niño de elche 03

A guitarra, bajo (tocado con arco el batería Darío del Moral) y voz, interpretaron la letanía “Canción de corro de Niño Palestino” sobre las piedras que se enfrentan a las balas, sobre el abuso y el odio bajo cualquier forma y la injusticia resultante. El guitarra Cantizano se mostró espléndido mientras el artista entregaba voz, sudor y alma con una sonrisa que deshacía la brutalidad del mensaje.

niño de elche 02

La banda volvió al cuarteto para acabar de hacer el disco. Sonaron “Miénteme“, “Que os follen” y “Nadie“, que dedicó a la filósofo del Queer Beatriz Preciado, para una nueva demostración de poder como la seda corriendo por las tablas del angosto escenario de la 2 del Apolo. Hasta acabar con las imposturas del personal y sellar ese pacto necesario entre público y artista que deje a la gente temblando. Un último tema fuera del repertorio, “Canción de amor de San Sebastián”, a guitarra y voz, nuevamente, cerró el concierto. Para volver a salir sin nada en los bolsillos, excepto una buleria, “La familia, primero”, que, aún sin montar, interpretaron como si estuvieran por el salón de casa, a voz, guitarra española y palmas, los cinco músicos de la noche, reunidos en un palmo de escenario. Devolviendo la emoción a sus orígenes, a la comunicación pura que no necesita más que amor y voluntad.

niño de elche 04

Share Button

Niño de Elche – Caprichos del Apolo 07-10-2015

capricho de elche

Semblava que el diluvi que havia caigut durant la tarda formés part de l’espectacle. La humitat, el mal d’ossos, l’avís del final de l’estiu i de la proximitat del fred. Però alguna cosa ens va canviar el pas quan vam entrar a la sala i ens va rebre el “Va com va” d’Ovidi Montllor que semblava escollida per l’artista de la nit. Escollida ex-profés.

Va aparèixer a l’escenari sense badar boca, amb el guitarra Raul Cantizano i el bateria Darío del Moral, a obrir el concert amb “Canción del levantado/ Notificaciones“. En va tenir prou amb unes quantes giragonses i un poc d’intensitat per fer callar tothom, va silenciar fins a la darrera conversa sobre com havia anat el dia. Amb el mantra d’una veu que és un instrument, que recupera el concepte d’utilitat, d’una idea que parteix del coneixement i de la reflexió dels fets.

niño de elche 01

Havent captivat al públic amb un tema, van aparèixer el teclista dels sevillans Pony Bravo Daniel Alonso i el baixista Javier Mora per filar a quartet cançons del disc “Voces del Extremo” que havien vingut a presentar. Amb un control natural de l’escena,  l’artista va bellugar a voluntat la tensió de l’espectacle. Fins a la tercera o quarta cançó, no es va dirigir a l’audiència, per mostrar el gracejo del sud, malalt d’una ironia permanent que li permetia rebaixar la duresa del missatge i de la seva poesia. Després d’interpretar alguns dels temes més populars dels disc, l’artista va acomiadar a part de la banda per tornar a la soledat i a la duresa.

niño de elche 03

A guitarra, baix (que tocava amb arc el bateria del Moral) i veu van interpretar la lletania “Canción de corro de Niño Palestino” sobre les pedres que s’enfronten a les bales, sobre l’abús i l’odi sota qualsevol forma i la injustícia resultant. El guitarra Cantizano va mostrar-se esplèndid mentre l’artista hi entregava veu, suor i ànima, amb un somriure que el distanciava de la brutalitat del missatge.

niño de elche 02

La banda va tornar al quartet per acabar de fer el disc. Van sonar “Miénteme”, “Que os follen” i “Nadie”, que va dedicar a la filosof del Queer Beatriz Preciado, per a una nova demostració de poder. Fins netejar la sala d’impostures i segellar el vell pacte artista públic que deixa a la gent tremolant. Un últim tema fora del repertori, “Canción de amor de San Sebastián”, a guitarra i veu, va tancar el concert. Per tornar a sortir sense res a les butxaques, tret d’una bulería, “La familia, primero” que, encara sense muntar, van interpretar com si fossin al saló de casa, a veu, guitarra espanyola i palmes, els cinc membres de la banda. Tornant l’emoció als orígens d’una manera de comunicar que pràcticament no necessita res més que voluntat.

niño de elche 04

Share Button

Pony Bravo – De Palmas y Cacerías (2013)

Después de tres discos, Pony Bravo ya es un proyecto consolidado, con este último se ha encaramado en las listas indies de lo mejor del 2013 y el grupo parece en estado de gracia. Sus conciertos resultan convocatorias atractivas, son fijos en los festivales del país, pero siendo realistas, más allá de los éxitos o los aciertos que contiene, que no son pocos, “De Palmas y Cacerías” rezuma una especie de agotamiento que apunta a fin de ciclo. La gracia de sus letras, de determinado arreglos, de esas metáforas sonoras que se montan, funcionan y les sostiene la feria vital que les acompaña. El concepto, el valor, el desparpajo, la actitud quijotesca, por todo ello se merecen elogios y simpatías. Y el apoyo incondicional. Pero tampoco se trata de esto. La evolución de Pony Bravo está escrita y va dirigida a romper, por ello la exigencia de su público debería ser estricta, un marcaje vigilante para que el talento no afloje. Del plan, si crecen ellos, crecen todos. Lo suyo sería pedir que arriesguen más, que el asunto no quede en una broma, aunque ellos consideren o crean que están en ello, que lo están, no lo dudo, pero podrían optar a algo más. Algo más fuerte, más duro si me apuran, más artístico si me pongo fino. Lo constata el directo que suele ser irregular y, aunque vivo y voluntarioso, suena tirando a pobre. Y una cosa alimenta la otra. Hace años que lo constato en los grupos de aquí. Esos conciertos que parecen ensayos, en la sala con los amigotes y las birras. De acuerdo que son instructivas las risas en familia pero, de alguna manera, resultan altamente tóxicas para el alma del grupo, que por una cuestión física, les empequeñece las intenciones y, ¿por que no?, el talento. Disco a disco, sigo esperando su ascenso, que consigan la atención obstinadamente perdida de la mayoría, que medren y se enfrenten a quien sea reclutando adeptos de cualquier sitio. Pero Pony Bravo prefieren perderse en su colocón de setas y en sus conciertos para los amigos. Es su decisión y proyecto; ellos sabrán dónde atracan el barco, qué rendimiento quieren sacarle, cómo continuar la aventura, si es lo que quieren. Si el asunto es seguir creciendo y comenzar un nuevo capítulo, entonces, necesitan reflexión, un poco de pausa, unas buenas setas, expansión de mentes e imaginar el futuro. Espero que estén en ello.

Share Button