El sermon (de fuego) de buda – T.S. Eliot (Fragmento)

©jotdown

Y después el Bienaventurado se dirigió a sus sacerdotes

«Todas las cosas arden, oh sacerdotes. ¿Y qué cosas son las
que arden, oh sacerdotes?»
«Oh sacerdotes, el ojo arde; las formas arden, la conciencia
visual arde, las impresiones recibidas a través del ojo arden; y
cualquier sensación agradable, desagradable o indiferente, ori-
ginada en las impresiones recibidas por el ojo, también arde»
«Y ¿con qué arden?»
«Con el fuego de la pasión, digo, con el fuego del odio, con
el fuego de lo fatuo; arden con el nacimiento, la vejez, la
muerte, el dolor, el lamento, la miseria, la pena y la desespe-
ración.»
«El oído arde; los sonidos arden (…) la nariz arde; los olo-
res arden; (…) la lengua arde; lo sabores arden; (…) el cuerpo
arde; las cosas tangibles arden; (…) la mente arde; las ideas ar-
den; (…) la conciencia de la mente arde; las impresiones reci-
bidas por la mente arden; y cualquier sensación agradable, de-
sagradable o indiferente originada en las impresiones recibi-
das por la mente también arde.»

* * * *

el sermon de buda

Share Button

Repeteix, si us plau

Amb tanta pompa i circumstància

Una mica d’aire fresc. Una conya de video-clip amb una edició formidable. Per a tots els amants d’enganxar plans i sincronitzar-los amb música.
(suecs, abstenir-se)

I per a la satisfacció general:

Quim Monzó a Jot Down

Una entrevista meravellosa.

Share Button