The New Breed – Jeff Parker (2016)

Uno de los discos del 2016
I un dels disc del 2016 segons The Observer

Un punto de partida de categoría, con los fríos y metódicos Tortoise en el saco, también de la fría Chicago, que en su momento fue base de operaciones del artista, buscar los sonidos desde el centro del alma, también del corazón, probar Los Ángeles como otro escenario donde practicar la cuadratura del jazz, quizás tenga más salida en el desierto actual del negocio discográfico, centrarlo todo en la guitarra como instrumento mayor, añadir utensilios propios de otros estilos, que podrían ir del hip-hop al post rock, experimentar en el bucle de la música, esa manera de retroalimentar el estilo haciendo chocar influencias en el núcleo. Escuchar lo que llevamos en el corazón, lo que hemos cargado con los años, un repaso a nuestra conciencia musical. El disco toma altura casi sin quererlo, desde la primera escucha; la guitarra de Parker lidera el invento, le acompañan, una batería, un bajo y un saxofón. Suena clásico, como ese post-bop de finales de los cincuenta que merodeaba inquieto los márgenes del jazz buscando salirse del cuadro. Habla la improvisación que hace correr los dedos con el aliento contenido. Lo hacen sonar tan urbano como todos esos discos pretéritos que salieron en cadena en uno de los momentos más brillantes de la producción discográfica. Negro, brillante, azul, cerebral. Como esos clubs que sonaban, uno detrás de otro, con sus carteles hechos de bombillas, animados por futura leyendas del estilo. Azuzado por esa leyenda, que imagino debe pesar como una losa, Parker está obligado a probar e incorpora lo que encuentra en el ambiente, el hip-hop que señorea por Los Ángeles, los viejos trucos que utilizaron Tortoise a principios de los 90’s cuando despuntaron en la escena musical. El arte del sampling que le hará llegar donde no llegan los instrumentos convencionales. El asunto es no parar, ir probando con lo que tenga a mano. Ofrecer algo a cambio de ese momento de escucha y reflexión.

Share Button

Avantguarda Paulista

Brasil, un dels planters de la música del món. Sobretot, quan el mercat i el negoci es racionalitzin, quan es reguli la relació de forces entre el gran mercat anglosaxó i les escorrialles que queden per a la resta del món, quan les multinacionals finalment es fotin la gran hòstia i no quedi cap més sortida que reinventar-se. Quan la gent s’adoni que cal col·laborar perquè els seus artistes sobrevisquin. Quan

Boogarins – As Plantas Que Curam

Goiana, Brazil. Fills legítims dels seus Os Mutantes dels 60’s. Pop, ball, psicodèlia colorida, aires cariòques i l’arsenal de músiques dels 60’s entre Londres i Sant Francisco. Invenció i reinvenció.

Elza Soares – A Mulher do fim do mundo

Filla de les faveles, sortida d’un concurs de joves estrelles, crescuda entre els mestres de la bossa-nova, sempre atenta a la desigualtat, la veu de la protesta, de la misèria, setanta-molts anys i encara balla, crida, es belluga i fa discos tant potents com aquest darrer “La dona de la fi del món”.

Metá Metá – MM3

Jazz, art rock, punk i el toc carioca que dóna l’accent. La cantant Juçara Marçal, el saxofonista Thiago Marçal i el guitarra Kiko Dinucci lliguen formes lliures. Un projecte que uneix cultures de carrer i les influències africanes que els referencien. La música no coneix límits, com la cultura, són capes i més capes una sobre l’altra.

Rodrigo Campos – Conversas con Toshiro

Sota la influència de Tom Jobim o Chico Buarque, d’aquesta llavor havia de brollar algun descendent directe que barregés com ells bossa, pop amb trompes i cordes d’orquestra. Rodrigo Campos ho fa amb l’estil naïf de reproduir miniatures, sense gaires pretensions, amb molts gustos diferents mesclats en l’art final de la seva formula.

Share Button

Human Performance – Parquet Courts (2016)

Grupos que se disfrutan con los deberes hechos. Tres discos, cinco años de carrera por escenarios principalmente bajos. De punk rock a indie rock. De historias sórdidas a cuentos de moteles, giras, casa, festivales, portadas de revistas, más giras y que sea lo que Dios quiera.”Here they are Parquet Courts”

Quizás sea este uno de los objetivos. Quizás sea uno de esos fines que más envidia me produzca. Darle una vuelta más a la tuerca y que todo encaje y nada se mueva de sitio. Quizás sea unos de los propósitos que más me excite de la creatividad y que sienta como mía cuando la percibo en determinados artefactos como este. Tercer disco y creciendo sin moverse un ápice del estilo que vienen marcándose desde que comenzaron. Podemos llamarle punk, porque esa es su inspiración, luego podemos ponerle la etiqueta que queramos al rock chillón que practican, ese estilo universitario que parece como la división de las promesas del baloncesto que tanto tirón tiene en los USA, la cantera de las bandas grandes que no para de producir grupos para el circuito de salas de 150 a 300 personas. Madera, cerveza, chicas y chicos, sudor, olor a fuego y un cuadrilátero. Escuchando este tercer disco, nos sigue viniendo a la boca el gusto de unos pioneros como Modern Lovers, cuando el punk del 75/76 era la entelequia de una segunda generación deseosa de acortar las canciones y los eternos solos de tres guitarras concatenadas. Las canciones parecen escapar de un modelo determinado, sobre todo del sobre-actuado, del impostado, Chavales melenudos perjudicados por el acné paran, piensan, interrumpen una determinada situación de la que puedan salir sintiéndose importantes y esa es la cuestión. Misophonia! Cautivo del sol. Y cuando piensas que todo va a funcionar por la vía del bombo caja, quitan batería y dejan esas guitarras casi minimales que arrastran sus voces de megafonía de supermercado que sueltan cuando cantan. Exceso de realismo sucio? Podría ser. Sueltan el bordón, juntan las voces para que una suene más hueca que la otra, se sorben los mocos para que la dicción vibre espesa de falta de ganas de vivir, porque tienen ese punto existencial que han dado tanto de comer a grupos USA sin oportunidades de futuro como los Pixies o Dinosaur Jr para acabar convertidos en reyes del mambo sin canciones de amor. Les ves, observas sus pintas y sabes que van de eso. De querer pasar por lo que no son. Eso exactamente. De repente, unas notas se entrometen con otras, tropiezan las voces, la batería suena hueca y nos dedican otra canción de letra sin sustancia, parque, plaza, carrito de la compra patinando hacia la gran avenida atestadas de coches con madres e hijos. No sonríen como personajes de serie. Son personajes en serie, unos tras otros, listos para salir a rodar, con borbotones de canciones entre los dientes. Así sea, dirán sus madres, frotándose las manos cuando huelen ese futuro que sabe a dinero. Hasta el próximo disco.

Share Button

Exodus – Jesu/ Sun Kil Moon (2016)

Cal tenir el dia per escoltar-ho. De vegades, costa d’empassar la poesia i les maneres impostades de Mark Kozelek. Aquesta veu que arrossega com per passadissos encoixinats En aquest disc, junta esforços amb Justin Broadrick dels tremendistes anglesos Godflesh. Country, d’una banda, i experimentació industrial, de l’altra, en aquesta mena de giragonses que practiquen els amants del risc. Una altra cosa és que agradi, o plagui, o coli. A partir d’aquí, “Exodus”, una cançó de pares que perden fills, de nois que maten companys d’escola i de persones que veuen morir la gent que estima. El disc presenta col·laboracions de Will Oldham i de membres de Modest Mouse i Sonic Youth, pels qui els plagui l’anecdotari.



(Important: escoltar i seguir la lletra)

Showed up to Heathrow today
For the 2000th time
Got in my taxi and I learned Nick Cave’s son died
The news hit me like a bus into a hill
Cause once at the K-west hotel, I met him and his son, they were standing across the hall
I mentioned to him how we both played Hultsfred in 1997
I don’t believe in God, but sometimes I hope there’s Heaven
The bad news hurt to hear, and it hurts to repeat, it’s just sad news and I’m sorry to even speak it
I was on my way home from Perth this past March
Virgin airlines, row 23, and I watched ‘20,000 Days on Earth’ and it inspired me
I’m very much me
And Nick Cave is very much ‘He’
But we’re the same in that we’re both songwriters and we don’t stop moving- we’re like waves in the sea
I remember seeing ‘Mike Tyson: Undisputed Truth’
He spoke about the passing of his daughter Exodus, and how he joined “The Bereaved Parents Group.”
He knew when he arrived at her bed
That he was not alone
Because the parents of the other children embraced him
And they cried in the hospital
And I remembered when Danielle Steel
Lost her son at only 19 years old to an overdose on heroin
And on his bedroom window
Still remains the sticker he put there of The Misfits
Every time I walk past her home on Washington St. I look up and I glance at it
For all bereaved parents- I send you my love
Parents survive their children
Its a pain very few know of
My cousin Carissa’s
My friends Chris’s, Brett’s, and Dennis’s
And my ex-girlfriend Katy’s mom and dad
All became apart of the family of bereaved parents
And when my father was young
He lost his older brother Lenny
His mom and dad joined the bereaved parents group
My dad looks down on the ground and gets quiet whenever I mention his name
When my little second cousin Carissa died
My mother called me, it had been so long since I’d heard that certain cry
Not since the day she divorced my father
But they’re friendly now so with that story I’d rather not bother. But I flew out there and we gathered in the living room
We all shared stories of a person of whom different amounts of depth we knew
The coffee table was filled with prescription drugs
Carissa’s puppy laid at my feet and I gave Carissa’s mom a hug
And she sat motionless as if there was no air
She was in a world of her own in that chair
She was the one who gave birth to Carissa and raised her- All we could do for her was be there
It’s been two years and I know that for her some days are better, but the loss of a child has to be the hardest thing to bare
The loss of a child is something no parent is prepared
The loss of a child is simply unfair
For all bereaved parents- I send you my love
And parents outlive their children is the cruelest cut
For all bereaved parents- I know that I don’t know, but the pain has to be the worst nightmare of (?)
For all bereaved parents- I send you my love
For all bereaved parents- I send you my love
For all bereaved parents- I send you my love
For all bereaved parents- I send you my love
For all bereaved parents- I send you my love
For all bereaved parents- I send you my love
For all bereaved parents- I send you my love
For all bereaved parents- I sent you my love
For all bereaved parents- I send you my love
For all bereaved parents- I send you my love

Ressenya del disc de la revista Pitchfork

Share Button