El Malogrado – Thomas Bernhard (1983) (& Glenn Gould)

“Decimos una palabra y aniquilamos a un hombre…

… sin que ese hombre aniquilado por nosotros, en el momento en que pronunciamos la palabra que lo aniquila se dé cuenta de ese hecho mortal, pensé. Una persona así enfrentada con una palabra mortal así, como concepto mortal, no sospecha nada aún del efecto mortal de esa palabra y de su concepto, pensé. Glenn, antes aún de haber empezado siquiera el curso de Horowitz, le dijo a Wertheimer la palabra malogrado, pensé, podría determinar incluso la hora exacta en que Glenn le dijo a Wertheimer la palabra malogrado. Decimos a una persona una palabra mortal y, como es natural, no tenemos conciencia en ese momento de que, realmente, le hemos dicho una palabra mortal, pensé”.

Share Button

Deixa un comentari