Friends of Mine – Adam Green 2003)

“Hay una panaderia en el cielo nocturno
Y me quiero morir porque el gobierno me mintió”

adam green friends of mine

Barrett es Bacharach. Bacharach en ácido con la pajarita torcida. Lee Hazlewood después de una mala noche y de una bronca con Nancy Sinatra. Scott Walker que se peleó con los hermanos. Nick Drake y Tim Buckley con ganas de jugar a marineros después de escuchar unos viejos himnos de escuela. Fred Neil correteando por sex shops y salas X, buscando un médico por culpa de una gonorrea de aquí te espero. Amor con halitosis y pies de atleta. La pajarita torcida, Barrett que sonrie desde su estrella, Bacharach que tropieza con el último escalón enmoquetado y su dentadura que sale volando a la cara de su fan más entregada. Lee Hazlewood perdió su lazo tejano tras la última juerga, y Nancy y el viejo daddy Frankie llevan setenta y dos horas dándole la brasa con el asunto. Scott Walker que borró su último disco después de enfadarse por no conseguir acabar los crucigramas del periódico. Nick Drake y Tim Buckley que se hartaron de marinos, buscaban nuevas formas de entretenimientos y acabaron por meterse otro pico. Fred Neil, que pensaba en suicidarse y no lo conseguía. Se perdió por la ciudad buscando un sitio de esos de café decente y suaves compañías. Bacharach nunca trabó amistad con Barrett. Lee Hazlewood se divorció. Nancy y Frankie prefirieron las moquetas, los peluquines y las chaquetas de cuero. Scott Walker pensó en abrir una peluquería y al final acabó el disco. Nick y Tim se fueron. Fred, también. Townes Van Zandt vino a por su caballo y ni Dios le hizo ni caso. La ciudad quedó desierta. Y el sol no acababa de dar el pego. Aquello de salir y iluminar costaba demasiado. Cosas de la resaca.

I Wanna Die

I wanna choose to die,
and be buried with a rubik cube.
and sleep inside the big blue buildings,
while the sweet disease drives through.

there’s a bakery in the night sky.
i wanna die because the government lied.

she was a man with herpes,
floating in a yellow stream.
running through the windows backwards.
kissing all the buildings clean.

you know his appetite for hardcore taste.
and orgyastic party games.

she woke up in the highway,
with arrows pointing at her face.
later that day in gym class,
she ate a mouth full of anthrax,
go to sleep.

contra friend of mine

Share Button

To Pimp a Butterfly – Kendrick Lamar (2015)

I don’t want you monkey mouth motherfuckers sittin’ in my throne again

KL viaja por el espacio del oro, las barras y las estrellas sin paracaídas. Piensa en el airbag de las notas que frenaran el impacto y le salvaran la vida. Entonces surca el mundo de su conciencia de punta a punta, desde su armario favorito a la casa blanca de la portada del disco, con Obama prisionero dentro, centro de sus sueños y protestas, que èl sacudirá cuando quiera. KL toca todos los palos y tiene a la prensa a sus pies, por no hablar de sus seguidores, felices de soltarle la pasta. Enciende el ventilador y las aspas de su cerebro sueltan vibes de todos los colores para todas las lenguas y cuerpos sudorosos, suavemente mecidos por el humo de lo que fume el artista, acomodado en el sofá de su vida de colores. Hubo gueto? Malos tratos? Pobreza? Adición al crack? Padre alcohólico? Perdió un pie de un machetazo? Perdió amigos en la cadena? Abre la boca y sale un manifiesto entero como un tren, del túnel a tu cara, cargado de lamentos, de posturas, de raíces. De música y libertad que te soplan su aliento poderoso con ese aroma de me importa un huevo, dos, tres lo que pienses. Estoy en mi armario, en mi mundo de moqueta entero. Hasta el cemento es dulce y el asfalto que pisa es blando, me balanceo, me derrito, patino, caigo al suelo, me levanto, bailo y mi parienta es la mas bella, rubia, obesa, tatuada, convenientemente equipada con lencería de primera. Le seguirás unos minutos con mirada envidiosa. KL continua con su mierda y tú te quedas en tu esquina sin más que hacer que ir a la tienda a pedir le disco. Ahora estira sus canciones y te mete dieciséis en su disco, te mete una de doce minutos como doce pulgadas de placer de una oreja a otra. Hace asomar su alma negra, suena swing, jazz, hard-rap, funk, soul, se saca de la chistera todo su repertorio de trucos. No es que quiera rendirte, no te quiere de rodillas, no quiere tu pasta, no quiere nada de ti. Nada. Tampoco es que le interese tener en su disco a Thundercat, a Dr. Dre, a Snoop Dogg o a George Clinton. Sencillamente, es una percepción a ciegas, lo hace por desesperación, tiene una historia que quiere explicar y busca a alguien que le escuche. Es tal su desesperación que de repente son millones de orejas las que le escuchan. Obedientes se pliegan a sus palabras, sin forzarse, sentándose a su alrededor. Así lo hacen. Lo hacemos. Todos.

Share Button

El procés – Frank Kafka (1914) Fragment

“El tribunal no quiere nada de ti. Te recibe cuando vienes y te despides cuando te vas”

el proceso de kafka

Apenas se había alejado el sacerdote unos cuantos pasos cuando K. le gritó en voz muy alta: “Por favor, espera”. “Espero”, dijo el sacerdote. “¿No quieres algo más de mí”?, preguntó K. “No”, dijo el sacerdote. “Antes has sido tan amable conmigo”, dijo K., “y me lo has explicado todo, y ahora me despides como si yo no te importara nada.” “Es que ahora tienes que irte”, dijo el sacerdote. “Bueno”, dijo K., “compréndelo.” “Comprende tú antes quién soy yo”, dijo el sacerdote. “Eres el capellán de la prisión”, dijo K., acercándose al sacerdote; su regreso inmediato al banco no era necesario como se había imagiando, podía muy bien quedarse aún allí. “Por consiguiente, formo parte del tribunal”, dijo el sacerdote. “¿Por qué tendría que querer nada de ti? El tribunal no quiere nada de ti. Te recibe cuando vienes y te despides cuando te vas”

Share Button

Lou Reed – Nova York, Sant Esteve del Setanta-Dos

La Jackie anava a tota pastilla
Va pensar que podia ser James Dean per un dia

Sempre he sigut molt crític amb el senyor Lou Reed. Per males experiències als seus concerts, per la seva (suposada) egolatria i haver-se carregat (suposadament) la Velvet Underground després de cruspir-se la paciència dels companys. Exhaurida la llegenda del personatge, vaig adonar-me finalment que, com deia aquell, artísticament no tenia més suc que per a un parell d’espremudes. Però també cal reconèixer que vaig créixer amb ell, com el germà gran i díscol que et fot en embolics després de prometre que no passarà res. I acaba passant. Malgrat que fent el camí salvatge et deixessis els turmells a copia de torçar-te’ls i perdessis amics mercès a la santa heroïna mitificada. Però vaig tenir els meus moments amb ell. De “Transformer” a “Berlin”, passant pel “Rock and Roll Animal”, que van ajudar a sortir de la zona de confort encatifada pels Beatles entre d’altres. Com el propi Lou Reed els deuria tenir, aquests moments màgics, quan encara li quedava metxa compositiva i se sentia el rei del món sense que li calgués justificar-se a base de mala llet. Aquí us deixo el regal, d’un concert que va donar a NYC el dia de Sant Esteve. Gravat per a la ràdio i remasteritzat, se’l troba a les botigues amb el títol d'”American Poet” i se’l reconeix com un dels seus millors bootlegs. Lou Reed, en plena forma, sense actituds bel·ligerants, ni exabruptes. Lou Reed i els Tots, en directe.

Despite the amputation
You could dance to a rock ‘n’ roll station
It was all right
It was all right
Oh, now here she comes now-now

Share Button