24 (No Thanks) – E.E. Cummings (manuscrit, 1935)

fundem una revista…

.

..al diable la literatura
ens cal quelcom que tingui sang

pollós de pur
pudent d’encarcarat
i agosaradament obscena

però realment neta
enteneu-me el que vull dir
no la deixem degenerar
fem-la seriosa

quelcom d’autèntic i delirant
sabeu, quelcom de debò com un grafit
en un vàter

dotat de collons i collonut
de gràcia?”

estreny-te la rosca i destapa’t la cara.

Share Button

El Malogrado – Thomas Bernhard (1983) (& Glenn Gould)

“Decimos una palabra y aniquilamos a un hombre…

… sin que ese hombre aniquilado por nosotros, en el momento en que pronunciamos la palabra que lo aniquila se dé cuenta de ese hecho mortal, pensé. Una persona así enfrentada con una palabra mortal así, como concepto mortal, no sospecha nada aún del efecto mortal de esa palabra y de su concepto, pensé. Glenn, antes aún de haber empezado siquiera el curso de Horowitz, le dijo a Wertheimer la palabra malogrado, pensé, podría determinar incluso la hora exacta en que Glenn le dijo a Wertheimer la palabra malogrado. Decimos a una persona una palabra mortal y, como es natural, no tenemos conciencia en ese momento de que, realmente, le hemos dicho una palabra mortal, pensé”.

Share Button

Fouché – Stefan Zweig (& Albert Ayler)

Por desgracia, La Historia Universal no es solo, como nos la presentan la mayoría de veces, una historia de valor humano, sino también una historia de la cobardía humana, y la Política no es, como se nos quiere hacer creer, la dirección de la opinión pública, sino el doblegarse esclavo de los líderes precisamente ante ea instancia que ellos mismo han creado y sobre la que han influido. Así surgen siempre las guerras: de un juego con palabras peligrosas, de la sobre-excitación de pasiones nacionales, y así los crímenes políticos: ningún vicio y ninguna brutalidad sobre la Tierra ha causado tanta sangre como la cobardía humana. Por eso cuando Joseph Fouché se convierte en Lyon en verdugo de masas, no es por pasión republicana (el no conoce pasión alguna) sino únicamente por miedo a caer en desgracia por moderado. Pero no son las ideas las que deciden en la Historia, sino los hechos, y aunque se revuelvan mil veces contra la frase, su nombre quedará marcado como el del Mitrailleur de Lyon

&

Albert Ayler: Sprits Rejoice

Share Button

Manhattan Transfer – John Dos Passos (1925)

“- Hombre, debieras ver sus planes para edificios de acero solo. Tiene la idea de que el rascacielos del futuro se construirá exclusivamente de acero y cristal. Últimamente hemos estado experimentando con baldosas cerámicas… Cristo, algunos de sus proyectos te dejarían con la boca abierta. Tiene una frase estupenda de no sé qué emperador romano que encontró a Roma de ladrillos y la dejó de mármol. Bueno, pues él dice que ha encontrado a Nueva York de ladrillo y que la va a dejar de acero…, de acero y cristal. Te tengo que enseñar su proyecto de reedificación de la ciudad. ¡El sueño de un loco genial!”

 

“La baldosa de color revolucionará la vida de esta ciudad por completo… En lugar de retroceder a los antiguos órdenes o las decoraciones góticas o románticas, podríamos desarrollar nuevos modelos, nuevos colores, nuevas formas. Si hubiera un poco de color en la ciudad, toda esta vida dura y rígida se vendría abajo…. Habría más amor y menos divorcios”

 

Share Button