Disfraz de Tigre – Hidrogenesse – Tigres Leones (2011 – 2017)

Soy una caja registradora, soy un vocoder, yo he venido de mi casa, soy un disfraz de tigre. De Barcelona a Madrid del 11 al 17. Tecno Rock Tecno. Una de les millors bandes d’això nostre i uns pupils que els fan un homenatge. Collonut, l’original, collonuda la versió.
#HidrogenesseUsEstimem.
i tal

La conocimos en su primer día de trabajo,
media jornada en la caja de un supermercado,
le preguntamos: “¿a que te dedicas?” y nos dijo:
“soy una caja registradora”
“soy una caja registradora”
En la feria anual de los sintetizadores,
Le dejamos tocar nuestro nuevo vocoder.
Se acercó al micro y dijo:
“soy un vocoder”
“soy un vocoder”
“soy un vocoder”
“soy un vocoder”

A los doce años la cambiaron de colegio
La pusieron delante de sus nuevos compañeros
Le preguntaron de donde venia y dijo:
“yo he venido de mi casa”
“yo he venido de mi casa”
En la fiesta de disfraces fue con traje a rayas
Una cola muy larga y guantes con garras,
Le preguntamos que era y dijo:
“soy un disfraz de tigre”
“soy un disfraz de tigre”
“soy un disfraz de tigre”
“soy un disfraz de tigre”

Hacia más de dos años que no la veíamos
Vino a visitarnos sin previo aviso,
Tenía una moto, se había teñido,
Hablaba susurrando con acento argentino,
Nada más vernos nos dijo: “¿Quién soy?”
Y le dijimos cuatro cosas:
“eres una máquina”
“eres una piedra”
“eres una planta”
“eres un animalito”

Máquina. Piedra. Planta. Animalito.
Máquina. Piedra. Planta. Animalito.
Máquina. Piedra. Planta. Animalito.
Máquina. Piedra. Planta. Animalito.
Máquina.

http://www.austrohungaro.com/hidrogenesse/
https://tigresleones.bandcamp.com/

Share Button

Teens of denial – Car Seat Headrest (2016)

We are not a proud race
It’s not a race at all
We’re just trying
I’m only trying to get home
Drunk drivers, drunk drivers

No inventan nada. Agitan la coctelera y sale, qué? Grunge, Dinosaur Jr, Sonic Youth. “Daydream Nation”. Los sacrosantos The Fall que nos llevamos a la boca para despistar al enemigo y dárnoslas de entendidos. El disco suena como un rock con más años que Matusalen, la típica propuesta de espantar a los mayores con tu exceso de decibelios y letras provocativas. Sacar a paseo el asunto del nihilismo y la autodestrucción, el suicidio manido estilo Goethe de “Las afinidades electivas”, el vacío que siempre ha vendido desde las épocas de la Velvet Underground y sus domingos de bajón por culpa de la heroína y la anfetamina en vena. Sigue vendiendo eso? El estereotipo? Parece. Parece que sigue vendiendo el repertorio en un mundo digital MP3 sin que importe demasiado una lista concreta de canciones. Sigue vendiendo la imagen zampabollos, el acné juvenil, la cara de no haber roto nunca un plato pero vaciando el mueble bar de papá cuando no está. A lo mejor es todo eso, una cuestión de imagen, de lo de impostar la voz al límite de la desgana, que es una falsa arrogancia gastada por el paso del tiempo. A lo mejor son sinceros y se han metido todas esas cajas de botellas y litros de odio intravenoso que parece que llevan dentro. Puede ser eso. Apoyar el cogote en el reposa-cabezas e ir pasando canciones. La del asesino de ballenas, la de la cogorza de Vincent, esa que dice que las drogas son mejores con los amigos, lo de rellenar formularios después de haber visto la luz en las luces de un coches de policía. Poder hippy destruido por otro poder que acabará corrupto por la siguiente oleada de gafapastas que acabarán gobernando el planeta en traje y corbata. Mientras tanto eso ocurre, podemos permitirnos canciones de doce minutos con tres estribillos diferentes en una misma composición sin importarte entrar o no en los charts de la revista Billboard o que Pitchfork te proponga para disco del milenio. Emigrar a Seattle, esperando que te posea el espíritu de Jimi Hendrix o Kurt Cobain.Colgar tus producciones en Bandcamp con la esperanza de que alguien te descubra. Acabar nuevas canciones, hacer otras al ritmo que te permita la economía doméstica, la venta de discos anteriores. Plantearte unas clases de canto, acudir al otorrino por si tuvieran algún problema de oído. Que la rueda de la vida no pare y les permita hacer discos más alegres cuando tengan motivos. Quizás hasta hacerse viejos. Hasta entonces esperaremos.

I speak these words in utter isolation
I drive the car in a line from star to stardom
Little boy says I’ll touch the heart of the nation
Little boy says I’ll punch the heart of everyone

Share Button

Musica de la setmana

Segueixo la recerca. Més música. Demaneu si voleu ajuda.

Oscar Peterson & Roy Eldridge – She’s funny that way

Òrgan i trompeta. Blues & jazz. Ella es divertida d’aquesta manera. Perquè la música esdevingui banda sonora de les nostres vides.

Neil Young – After the Gold Rush

Barcelona, divendres sants. Els carrers plens de visitants fan la ciutat més fantasma que mai

There was a band playing in my head
And I felt like getting high.
I was thinking about what a
Friend had said
I was hoping it was a lie.

Exquirla – Destruidnos juntos

El Niño de Elche segueix amb els invents. Ara toca barrejar-se amb post-rock o com vulguin dir-li a aquest rock depressiu de grans pantalles sòniques fetes amb guitarres. Ell va a la seva, amb la seva veu en té prou per a travessar-les i arribar fins a les nostres orelles.

Gonzales & Jarvis Cocker – Room 29

Podem odiar-los pel seu estil amanerat. Per un excés d’impostura? Jarvis Cocker s’arravata i treu a passeig el seu crooner més tragicòmic. Quan calgui es busca un piano i ens canta.

Share Button

Bomarzo – Manuel Mujica Láinez (1962)

“Vibraba alrededor la frase que mi padre había escrito debajo de mi horóscopo, con su letra insolente, aristocràtica: Los monstruos no mueren

“El hombre de la Edad Media, el viejo Orsini esencial, cristiano, cargado de culpas, desplazaba al hombre del Renacimiento y a su pagana indiferencia orgullosa. Los siglos en los cuales se afirmaba mi poder y privilegio. Para ser un hombre del Renacimiento cabalmente, había que andar por el mundo sin más riqueza que la propia voluntad. Mi riqueza, en cambio, fue la de quienes me precedieron. Quise rebelarme contra ella sin dejar de usufructuarla, la cual era imposible. Inventor de monstruos simbólicos, en el parque de Bomarzo, no me percaté de que yo mismo me había convertido en un monstruo al tratar de realizar la síntesis astuta de las contradicciones”.

Bàsicament, això. La visió d’un noble esguerrat del Renaixement. El protagonista confronta la seva ullada traumàtica amb una de les èpoques aparentment més belles de la història de la humanitat. Una historia familiar de sangs creuades, de crims i traïcions pel poder, de reconciliacions i aliances, d’Imperis i guerres, d’estudi i creació sense límits, d’exploracions i experiments, d’intrigues i revenges. Una època tan brillant com cruel, sembla que vol descriure el conjunt de l’obra. La dissort, les malalties i la mort passen fregant Pier Francesco Orsini com si no hagués de ser ell l’objectiu quan n’és el narrador i personatge principal. Les desgràcies l’acaben convertint en un ser perillós amb el poder. Subtilment. Com un verí que mata sense que un s’adoni.
Mujica Láinez es va inspirar després d’una vista al famós jardí de Bomarzo.
Aquest mes d’abril s’interpreta al Teatro Real de Madrid, l’opera que posteriorment va escriure de la història.

Share Button